Els meus tomàquets luxemburguesos

tomates

tomates

tomates

 

Los tomates de racimo han sido todo un éxito. Perfectos, todos iguales, sin manchas ni taras, han crecido solitos sin cuidado alguno. Una variedad muy fructífera ya que salen racimos con muchos tomates, alrededor de un kilo de tomates por racimo. Están gustosos y tienen pocas semillas, también tienen la piel fina. Un éxito.

tomate y flor de tomate

 

Los tomates “coeur de boeuf” son deliciosos, carnosos y casi sin semillas, ideales para comerlos en ensalada con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un poco de flor de sal.

Los tomates “coeur de boeuf” son muy caros en el comercio, se consideran de las mejores variedades que existen. Cada tomate pesa mucho, su piel es fina, todo pulpa, casi sin semillas. La tomatera estaba mal expuesta al sol, más bien en la sombra. Así que no hemos obtenido mucha producción, pero los pocos que han salido son geniales. El próximo año lo haremos mejor.

tomate

ensalada de tomate

ensalada de tomate

¿Quién nos iba a decir que conseguiríamos tomates desde el primer intento? El pasado año empezamos nuestra aventura de huerto urbano con calabacines. Un éxito, una sola planta es suficiente para una pequeña familia como nosotros. Este año hemos repetido y, de nuevo, hemos tenido buenísimos calabacines sin esfuerzo alguno.

Animados pero escépticos, sacrificamos algunos trozos de jardín para plantar otras cosas a ver qué pasaba. Sin orden ni concierto, repartimos las semillas y luego no recordábamos lo que habíamos plantado. Compré algo de plantel, tres tomateras, tres pimientos y algunas lechugas.

No todo ha salido, pero hemos descubierto lo que crece bien en estas latitudes y lo que no vale la pena plantar.

Algunas plantas necesitan más cuidados que otras, ya que al ser todo ecológico sin ningún tipo de pesticida, ciertos parásitos han hecho estragos. Sobre todo los devoradores de hojas verdes como orugas y babosas.

La próxima vez, con algo más de experiencia, intentaremos mejorarnos. Como jardineros debutantes que somos, hemos obtenido una lista de alimentos naturales que nos han hecho muy felices y que han acabado todos en nuestra mesa. Finalmente, a pesar de algunos fracasos, la aventura ha resultado muy buena inversión, no sólo para nuestra salud sino también en cuanto a rentabilidad.  El gasto que hemos tenido han sido las semillas, el plantel y la turba, aunque la tierra no deberíamos contarla ya que cada año hemos comprado para mejorar el jardín.

Además de las hierbas aromáticas en maceta, en el huerto los mejores resultados los hemos obtenido con : Rúcula, Espinacas, Acedera, Rábanos, Calabacín, Patatas azules, Plantas japonesas para ensalada, Guisantes

Lo que podemos mejorar:
– Cebollas, Zanahorias, Tomates, Col rizada

Lo que no ha funcionado:

– Pimientos: hacía frío y llovía mucho cuando los plantamos, se murieron las tres plantitas aunque conseguimos un pimiento. Aquí necesitan estar plantados a cubierto.
– Lechuga: devoradas por la noche por babosas y por el día por los pájaros. Las lechugas son un fracaso, no hemos conseguido ninguna a pesar de haberlo intentado varias veces. Tengo que hablar con algún vecino que lo consigue, ya que por aquí hay huertos con lechugas, aunque nosotros no queremos usar productos químicos.
– Coliflor: quizás no estaban en el mejor lugar, no ha salido ninguna o se la han comido los gusanos
– Romesco: como las coliflores
– Nabos negros: sus hojas han sido devoradas por una plaga de orugas comedoras de coles.

Ahora estamos esperando a ver qué pasa con:
– Calabazas butternut
– Calabazas de cabello de angel
Creemos que no tendremos porque las plantamos muy tarde y en estas fechas aún están en flor y pronto empezará el frío

Los tomates merecen más explicación que una simple línea. Completamente escéptica compré 3 pies, cada uno de una variedad distintas: de racimo, alargados y “coeur de boeuf”.
Los alargados no han prosperado aunque hay algún tomate, la planta estaba medio seca tras las vacaciones.
Sin embargo, al regreso de las vacaciones las otras dos tomateras estaban gigantes y se arrastraban por el suelo, encima del césped. Intentamos levantarlas un poco pero el peso debido a la cantidad de tomates que tenían algunas ramas hacían que se partieran, así que las dejamos casi igual que estaban. En varias semanas hemos comido varios kilos de tomates. Ahora sabemos que podemos conseguir buenos tomates y que tenemos que dejar las tomateras preparadas para que crezcan hacia arriba.

tomates en racimo

tomates verdes coeur de boeuf

tomates huerto

tomatera

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Print Friendly
Deja tu comentario - Leave a comment